sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después. Andrés Calamaro   por   Rafa*
 
 
Alguna 5/27/2009 | 12:41:35 PM  
 
Siberia
La nada.
Tags:
  cuento   literatura   Ana Abregú   humor   anécdota   relato   metaliteratura   odradek
 

 

Estaba en la calle Corrientes, por razones extrañas, ahí, entre Callao y Rivadavia y calles aledañas, paralelas, perpendiculares, verticales, horizontales, y nada, no hay Wi Fi.
En eso encuentro un Edén, el espacio en donde existe el nirvana; un restaurante italiano con un olor que viene directamente de las Europas, olor a fettuccini con salsa para mafiosos, que dice Wi Fi en puertas y ventanas.
Entro así, al paraíso, a Ítaca, a Shangrila: buena comida, con Internet de música de fondo.
Miro bien, y noto que no hay onda de virtualidad, olores reales, mozos reales, servilletas, manteles blancos en las mesas, copas con flores llenas de pistilos que te miran y te escupen ese polvo que vaya una a saber qué le provocan a las computadoras. No me daban la imagen del  Shangrila natural, vaporoso y wifiano. Pregunto desconfiada, al mozo:
  _ ¿Hay wi fi?
  El mozo me mira con cara de bobo, rascándose la cabeza, me dice:
  _ ¿Lo qué?
  _ Wi fi_ insisto.
  _ Usté qué bujca _ me dice _ ejto é u restoran...
  Me lo dice con cara de: está desubicada de planeta.
  _ Sí, ya sé_ le digo _, quiero comer, pero en un lugar que haya wi fi.
  El tipo abre el menú y me dice:
  _ ¿Por qué no me señala acá loj que me pregunta?
  Ahora lo miro yo como si fuera un desubicado de planeta.
  _ Me refiero a conexión a Internet.
  _ Pero ejto ej un restaurante, acá se come.
  _ ¿Y entonces para qué ponen el cartel que dice que tienen wi fi?
  _ ¿Qué cartel? _ y sale a mirar la pizarra que anuncia las comidas del día.
  Yo, ya impaciente muestro el sticker de la puerta que dice: wi fi, y el de las ventanas, y él que dice:
  _ Eso no sé lo que ej.
  _ ¿Y para qué lo ponen?
  _ No sej, no lo puse yo.
  El restaurante: “Prosciuto”, con uno de esos ambientes que una ama, antiguos, acogedores, pero desterrado del planeta Internet.
  No sé, para mi esa zona es como la Siberia, no hay nada de nada, no se qué hace la gente que vive por ahí, por qué hay tantos restaurantes si es un páramo Interneteano.
 Me mudé a la calle Córdoba, me sentí como cuando Colon dejó las Américas y pisó suelo italiano con un montón de anécdotas sobre los salvajes del continente nuevo.
 

Ana Abregú.

 

 

 

 

 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
El cerebro feliz
Redes sociales, vidriera de empresas
Literatura de luto, Isabel Allende, premio Nacional de literatura
Evento digital
Estafa con Movistar, en avisos que aparecen sponsoreados por Google
  Comentarios: 2      
1- Citadino 5/30/2009 8:11:46 AM
Te veo, por la calle con tu valijita llena de Net-es y tu cara desesperada, como buscando toillette, y me has hecho reir mucho, gracias. Ahora, que desubicado el gallego en un ristorantino no?
 
2- Alguna 5/31/2009 10:30:46 AM
jeje, tanto como valija no, tanto como llena, tampoco...lo que sí...buscando wi fi... Creo que era un tipo del siglo pasado, hay personas a las que el mundo no las toca con infomación, permanecen así, incontaminados de actualidad, hay muchos no te creas, y jóvenes también, lo he notado sobre todo en el ambiente literario, una cantidad impresionante de gente no sabe lo que es un blog, y piensa en su mayoría que es una superficialidad, o en todo caso algo descartable, y en el mejor: pueden seguir sus vidas sin saberlo. En fin, viven en planetas paralelos.
 
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Humor |
  Tremendo susto
Katrina
 
  Adelgazar en un minuto
Katrina
 
  Los mismos mal pensados de siempre
Katrina
 
  Qué hacen los libros cuando no los leemos
Katrina
 
  Chapuzón de vidrio
Katrina
 
  Gato por perro
Katrina
 
  Para las mujeres
Katrina
 
  Nuevo invento
Tucán
 
  Perros o personas
Katrina
 
  La danza de las horas
tanguero
 
  Lutherapia
Katrina
 
  Si la necesidad te sorprende
HeridaAbsurda
 
  Teoría del Infierno
Iguana
 
  Circo Roncalli
Katrina
 
  Alguna vez, quizás, yo también gane
Duck
 
  El éxodo de Moises en la era del Google
Katrina
 
  Lecciones de economía
Wombat
 
  Pedir no cuesta nada
Historiador
 
  Pepe Le pu
Katrina
 
  Pavada genial
Duck
 
  Conferencia del Ministro Suizo
Katrina
 
  La ambición en joven
HeridaAbsurda
 
  No termina de gustarme
Katrina
 
  La neurosis colectiva
Wombat
 
  El eslabón perdido
Katrina
 
  Empleado modelo
Katrina
 
  Siberia
Alguna
 
  Tengo fe
Katrina
 
  Sólo tengo vicios
Katrina
 
  Te invito un trago
Katrina
 
 
 
 
TAGS
cuento literatura Ana Abregú humor anécdota relato metaliteratura odradek
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados