sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Si le conceden un solo deseo, pida una idea. Percy Sutton   por   puntoedu
 
 
Demonio 11/3/2010 | 8:15:46 AM  
 
Comer, beber y…
Sushi que me dejaste tirao en la esquina...
Tags:
  cuento   relato   literatura          
 
Hay como una especie de moda con el sushi, lo cual es una pena.
 Antes si querías “sacar” a una fémina y pasar por sofisticado la invitabas a un restaurant japonés y le “presentabas” el sushi como si fuera un anuncio con marquesina que decía: mirá qué vida sofisticada te espera conmigo.
Y la nena caía redonda sobre el lecho con espejo en el techo.
Era mi truco preferido, allá hace como 10 años, tal vez más pero prefiero que decir que son menos.
Nunca confesé a mis amigos el secreto de mi éxito en aquella época.
Ahora, todo se devalúa, y el sushi  te lo ofrecen en los hoteles alojamientos, no hay previa posible, a ninguna mujer le causa la más mínima impresión que la invites a un restaurant japonés y por el contrario, te arrugan la nariz y te piden que las lleves al Macdonal.
Un amigo, se horroriza cuando comento este asunto con nostalgia, si hasta lo hablo en rima como letra de tango; degenerado, me dice, ahora te levantas pendejas…
No, no, le digo, la misma edad de siempre, le digo, y él que me dice: ¡por eso!, la misma edad pero con vos 20 más.
Bueno, 10, 20, llega un momento en que los años se parecen, pero el gusto por las féminas, queda intacto y no hay caso, a mi me gustan las mismas de siempre.
Entre otras cosas, las mismas de siempre, ahora vienen con opcionales, aros en la nariz, en la vagina; una vez salí con una con un piercing en el pezón; aunque me dio impresión, reconozco que clavarle el diente y estirarlo fue toda una experiencia, para ella, que jadeaba como un búfalo, encantada.
Ahí descubrí algunas “cositas” más, a mi edad, y aún aprendiendo. La niña me enseñaba a mí cómo cascarla un poco, “sacudir”, le decía ella a lo que yo le llamaba maltrato.
Adquirí mis propios opcionales: cascamiento, mordiscos, azotes, qué sé yo, me sale más barato que el sushi, pero no tan fácil de promocionar.
Con esto de la era de la conversación, a algunas minas les gustas que le preguntes qué prefiere a otras no, les da mala prensa que andes preguntando, prefieren “ser descubiertas”, y he notado que es difícil descubrir cual es cual, si te equivocás,  quedás como un nabo pagando, sin el premio, a la una no le gusta que la confundan con la otra.
Aunque aún busco la fórmula total que me de algún indicio al respecto, tengo como método tirar algunos anzuelos, mi primera evaluación consiste en saber si lee. Por extraño que parezca las niñas leídas son pocas, pero las hay, y en ese caso, estamos ante una que prefiere ser descubierta, o hay alta probabilidad de que los sea, aunque si no lee, el cuestionario es más amplio, aún puede ser de una y otra categoría.
El problema es que muchas mienten, no sé por qué, no quieren quedar como ignorantes o qué, pero mienten, aunque se las descubre más tarde o más temprano, el caso es que cuando te dicen que leen, tenes que desconfiar y reconfirmarlo de alguna manera.
Tengo algunos trucos más, pero no es cuestión de andar regalando el asunto así como así.
En realidad, añoro esos tiempos del sushi, todo era más fácil, ahora, lo que es más fácil es levantarse niñas, pero la verdad, extraño ese asunto del “cazador”, sentirse el depredador, ahora, las niñas te miran, te calan, y si les cabe te llevan al hotel ellas, a esos que ofrecen sushi y te sale una bola, el triple que en un restaurant japonés.
Ni siquiera tienen edad para votar, pero conocen de hoteles mejor que uno.
Qué tiempos hermano, añoro un poco la época del sushi.
 
 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
El suceso
Mi fama
Apnea casi muerte
Comer, beber y…
Resuelve ecuaciones con los pies
  Comentarios: 7      
1- Wombat 11/3/2010 9:00:08 AM
Qué degenerad...
 
2- Dragon 11/3/2010 9:55:56 AM
Oiga Osté, es muy zarpado...este es un lugar familiar...
 
3- Tucán 11/5/2010 11:04:39 AM
Que guacho!
 
4- Alicia 11/5/2010 11:25:47 AM

fantasias...para nosotras las de 17 los vejetes como vos son solo pajeros...

 
5- Minino 11/5/2010 10:47:03 PM

Mon Diu, bella Alicia, pienso una cosa mala y otra buena, la mala es que está siendo dura con el autor, por si no lo ha notado es un cuento, está en la sección: letras. La buena es que el cuento debe ser bueno porque todos se lo creen y se enojan con el autor, aunque más que cuento, suena a anécdota y por eso lo confunden.

Por mi parte, lo que cuestiono es el mal gusto, de literario, poco y nada, con todo respeto, no me importaría la escandalosa anécdota, si tuviera algo rescatable en la forma escrita.

 
6- Ombligo 11/7/2010 9:39:41 AM

El sitio se caracteriza por planteos muy interesanes en aspecto de sociedad, política, economía, ecléctco y aún no invadido por Troll, aunque obviamente usado para propagandas.

Festejo el arribo de los escritores, y comentaristas que no persiguen intereses comerciales o políticos ni son Troll.

Eso es lo que festejo del área de letras.

No puedo dejar de observar que hay mucha controversía con este post, pero es uno de los más comentados y por ello infiero de los más leídos.

En ese aspecto, felictiaciones. En referencia al cuento, estoy de acuerdo con Minino, de literario nada.

 
7- Dragon 11/9/2010 11:15:14 AM

No es que quiera hacer notar un prejuicio, pero me llama la atención que la única mujer que comento este post sea una nena...

Comprendo que las mujeres tengan pudor, el tema es fuerte...pero la nena, no es una provocación?

 
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  La irrealidad condición del arte
DaniloAlberoVergara
 
  De seres imaginarios, y no tanto
DaniloAlberoVergara
 
  De insectos y lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Pecios
DaniloAlberoVergara
 
  El baño de Tomoko
DaniloAlberoVergara
 
  El sabor de los coiles
DaniloAlberoVergara
 
  Singladuras literarias
DaniloAlberoVergara
 
  Sirenas en la niebla
DaniloAlberoVergara
 
  Cooptar, adaptar, adoptar
DaniloAlberoVergara
 
  Hopper y nuestras cuarentenas
DaniloAlberoVergara
 
  Calderón, Hemingway y Miranda
DaniloAlberoVergara
 
  Arquímedes y calados narrativos
DaniloAlberoVergara
 
  Jefferson Kyle Kidd, contador
DaniloAlberoVergara
 
  Ex nihilo
DaniloAlberoVergara
 
  Teijoskopias y teijomakias
DaniloAlberoVergara
 
  Triunfo y fracaso, dos impostores
DaniloAlberoVergara
 
  Quevedo, polisemias y hominimias
DaniloAlberoVergara
 
  Aná, katá y cronónimos
DaniloAlberoVergara
 
  Comorbilidad ¿tiene antónimo?
DaniloAlberoVergara
 
  De proverbios y citas
DaniloAlberoVergara
 
  Un templo donde vivos pilares
DaniloAlberoVergara
 
  La que disuelve ejércitos
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 3
DaniloAlberoVergara
 
  Medea
DaniloAlberoVergara
 
  Coronavirus y pestes en literatura
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 1
DaniloAlberoVergara
 
  Les Luthiers, Hemingway y Piglia
DaniloAlberoVergara
 
  Cry Macho
DaniloAlberoVergara
 
  Un cuento de navidad
DaniloAlberoVergara
 
  Liquidez y residenciales en inmobiliarias
Propiedades
 
 
 
 
TAGS
cuento relato literatura
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados