sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 La juventud es una religión de la cual uno siempre acaba por apartarse.André Malraux   por   Rafa*
 
 
Rafa* 5/12/2010 | 10:01:42 PM  
 
Robo de niños
Algo al respecto.
Tags:
  robo de niños   personal doméstico            
 
Un graffiti que han garabateado a la vuelta de casa. Dice: "Sólo los paranoides sobreviven".
Y este post viene a propósito de la consulta de una amiga Argenitna que teme contratar una persona que la ayude con la beba, pues justo leyó no sé qué noticia de robo de bebé en una casa de familia, por parte de la fámula de la casa.
 
Yo no sé allá, sobre todo a qué punto se habrá llegado en disgregación moral, pero acá, en Uruguay, es bien corriente que el modo de contratar cocinero, ayudante doméstico, jardinero o nana, sea por recomendación. Con el vecino, la familia, los matrimonios amigos, uno va y conversa.
 
_ Che, ¿conocen a alguien que ...?
_ Ah, mirá ... como la finadita Fulana, ya no hay quien haga el pastel de queso.
_ Llamá acá y después contame. Un encanto la muchacha, limpita y bien hacendosa; fijate que vive cerca y que hasta te ahorrarías el gasto de transporte.
_ ¿Educada y con antecedentes de buena cuidadora de niños? La Eulogia, clavao. Ha criado a los gurises de toda esta cuadra y desde hace más de veinte años. Si a mí mismo, cuando la Vieja cayó enferma y ...
 
Y entonces acá -repito que no sé allá-, es rarísimo, cosa de locos que algo como el robo del niño suceda a colación de haber contratado personal de servicio. Por experiencia reconfirmada, solemos saber dónde vive, con quién, desde cuándo, y hasta si es hincha de Huracán de Paso de la Arena o del Fénix de Capurro.
 
Claro, algún día estas muchachas empiezan y no hay quien de referencias de ellas. En ese caso, de no haber regular conocida y sólo quedar la opción de la buena por conocer, ¡Manolo!; la agencia más vieja y seria de tercerización de servicios domésticos en Montevideo. Así se llama, Empresa Manolo, cuyo local queda en la calle Uruguay, apenitas pasando Carlos Roxlo.
 
Por otra parte, hay que tranquilizarse a sabiendas de que el robo de niños obedece a ciertas reglas de mercado. Da asco decirlo, pero así funciona en la realidad. ¿Para qué robar un niño? Salvo excepcionalísima excepción, para una de estas dos cosas: adopción de terceros o tráfico de órganos. Y para ello, en general, suelen aprovecharse las congruas medidas preventivas que hay en los hospitales públicos. De las mismísimas salas de maternidad es que los quitan la mayorías de las veces.
 
Y resulta que ninguna de estas dos hipótesis -adopción fraudulenta o tráfico- se ajustaría a un caso como el que leí de Argentina. No está en el nicho de proveedores ciertos y seguros para el caco. Demasiado riesgo en quitar a un niño de matrimonio pequeño burgués constituido, con papeles, centro de residencia, y suficiente familia que la seguiría hasta debajo de las piedras. Los niños robados lo son de las periferias, de los ambientes marginales, o rurales aislados, de cierto, de lugares muy excluidos de toda mínima inclusión social. Tipos sin referencias, orejanos, a quienes nomás ir a la policía les da pavor y a quienes la quita, quién sabe sino les hará un favor. Privados de todo, sobre todo, de palabra y de facultad para protestar.
 
Más probable en estos casos como ese, es el furtus usus, el robo doméstico. Un día, menos yerba en la yerbera, al otro, dos rollos de papel higiénico que había y ya no hay. _ Che, cómo se nos está yendo el jabón detergente; le decís un día a tu pareja, como si él fuera el causante de que hasta el envase no haya quedado en pie ... Pero una cosa es aprovechar un poco de harina, algún sobrecito de te, y otra, jugarse con un caso que la policía suele perseguir hasta el cansancio.
 
No hay que darse tranquilos, porque en materia de seguridad no parece haber hoy día medida que alcance; pero ¡ojo con "paranoiquear"!, porque el perverso y desviado sentimiento queda y te va convirtiendo en una enfermiza enviciada, al grado de llegar a perjudicar a quien pretendés darle todo. Todo en sus justos términos.
 
 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Creer o reventar
Dudas chuecas
De barricadas
Tormentón y después
Ni lo uno, ni lo otro, lo del medio
  Comentarios: 0      
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Mi lugar |
  Pirdras Blancas
Sociedaccion
 
  Mudanza a piso en Barcelona inesperadamente fácil
Contenidos7
 
  Los sabores de siempre en restaurante Alcalá de Henares
Contenidos7
 
  ¡Por fin nos independizamos!
Contenidos7
 
  Cerrado por reformas
Wombat
 
  Muro, paredón o después
puntoedu
 
  Topografía desconcertante
HeridaAbsurda
 
  Este es Lucas, ayudá a encontrarlo
Gorda
 
  La sordera oficial
Wombat
 
  Ya son Maravilla del mundo, las Cataratas de Iguazú
JulioH
 
  Cascarudos gronchos
Miura
 
  Sintagmas, sitio incontaminado
Gorda
 
  Como terminar algo que aun no a comenzado
maria bello
 
  Candela, una herida abierta
Gorda
 
  Buenos aires bajo la niebla
Primate
 
  Robar un banco y salir impune
Primate
 
  Deportes para el pueblo
JulioH
 
  Servicio doméstico
Rafa*
 
  Como en casa
Primate
 
  Tributo a uruguay
Rafa*
 
  Llamadas comerciales al teléfono
Duck
 
  El abrazo del Oso
andre_laplume
 
  A los perro les encanta jugar
achrafx
 
  Inspirado en las chicas Bond
Claudio
 
  Tragedia en el Teatro Colón
Arcadia
 
  Celebración bicentenario
Claudio
 
  Luz verde para la luz roja
Wombat
 
  Trampa con el fallo de la ley de medios
OjOs
 
  Robo de niños
Rafa*
 
  En el barrio chino
JulioH
 
 
 
 
TAGS
robo de niños personal doméstico
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados