sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 El éxito es ese viejo trio: habilidad, oportunidad y valentía. Charles Luckman   por   puntoedu
 
 
DaniloAlberoVergara 5/18/2020 | 05:57:16  
 
Palabras Hápax y jitanjáforas
Danilo Albero Vergara escritor argentino
Tags:
  literatura   literatura latinoamericana   literatura sudamericana   literatura sudamericana   Danilo Albero Vergara   escritores argentinos   literatura   literatura argentina
 

Desde niño caí en las redes de las jitanjáforas, que RAE define: “Texto carente de sentido cuyo valor estético se basa en la sonoridad y en el poder evocador de las palabras, reales o inventadas, que lo componen”, se podría agregar que su interpretación se apoya en el contexto en el que son dichas. Por eso ─¡O tempora, o mores!─ las jitanjáforas eran frecuentes en los juegos infantiles, por ejemplo, para elegir a quien debía contar con los ojos tapados mientras los demás se ocultaban, en “las escondidas”, o al que debía salir a tocar, en “la mancha”, o a atrapar, en “vigilante y ladrón. Recuerdo una jitanjáfora mexicana, como la que aprendí cuando viví seis meses en Coyocán, cerca de la Casa Azul de Frida Kahlo, justo a los fondos de una escuela, y escuchaba a la hora de los recreos largos: “Tin Marín, dedo Pingüé, Cúcara Mácara, títere fue, yo no fui, fue Teté”. Aprendí la palabra en los años de mi infancia, porque un locutor de Radio Nacional repetía un poema del creador del término, Mariano Brull: “Filiflama alabe cundre / ala olalúnea alífera / alveola jitanjáfora / liris salumba salífera”.

En otro plano lúdico, imposible sortear el Capítulo 68 de Rayuela cuyo comienzo es más que (sexo) explícito: “Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo”. Sin duda, influencia del poema “Jabberwocky” de Alicia a través del espejo, magistralmente traducido por Cortázar.

Una manera de orientarse en los laberintos de jitanjáforas que nos hacen pasar a otro lado de la realidad auditiva es tener en cuenta los juegos de términos homófonos ─vello y bello, cocer y coser─ y homógrafos ─como, del verbo comer, y como, adverbio─. Estas reflexiones me acudieron la semana pasada en que compartí en redes sociales una reflexión de la RAE: “Si llevo una vaca en la baca (parrilla portaequipaje) del coche y se me caen las dos, ¿cómo lo escribo? ¿’las dos vacas’? o ¿’las dos bacas’?” La respuesta era que ese plural se podía decir pero no escribir porque vaca y baca son homófonas pero no homógrafas.

La primera conclusión es que parte de estas imposibilidad viene de no diferenciar, la pronunciación de la “b larga” y la “v corta” ─que en España llaman “uve”; diferencias de pronunciación del otro lado del “Adlántico” que quienes escuchamos noticieros de la Madre Patria ya estamos acostumbrados─, por lo menos en francés esa diferencia entre vaca y baca se sentiría, el idioma identifica la “v” de vin y la “b” de boulanger.

Diferencias entre homófonos y homógrafos que se hace sentir aún en textos impresos, en Covid-19. El destino ya nos alcanzó hablé de la novela Diario de la guerra del cerdo, lo que omití decir fue que en el capítulo VII, el protagonista, Isidoro Vidal, come unos fideos hervidos con queso rayado, error que es un horror, repetido desde la primera edición al presente. Ciertamente el corrector de la galera, encaramado en la cima de su autoridad profesional cayó a la sima de su descrédito; si alguien se lo hubiese hecho notar. Pero estos desplomes son frecuentes, a principios de los ’90 Gabriel García Márquez tuvo la fugaz idea de, entre otras cosas, simplificar en la escritura el uso de la ese, la ce y la zeta, también eliminar el uso de la hache “porque es muda”. No había redes sociales por aquellos años, sí cadenas de e-mails, una respuesta se hizo famosa “¡Gabo! Errar es humano, herrar es equino”. Calderón de la Barca sentó jurisprudencia con: “Mejor habla, señor, quien mejor calla”, o, lo que sería lo mismo, a la luz de estos ejemplos, los hay que acecinados en su prestigio se proponen asesinar impunemente el lenguaje escrito.

No sé la razón porque empecé a relacionar jitanjáforas y hápax ─ahora lo pienso, ¿quizás porque las palabras terminadas en equis se escriben igual en singular que en plural?─. Los hápax (del griego hápax eirémenon, lo que se ha dicho una sola vez) son aquellas palabras registradas por única vez en un autor, lengua o texto. El tema es algo espinoso, se puede enmascarar en el propio desconocimiento la existencia solitaria de algún vocablo. Tengo mi pequeña colección de hápax; de La canción del pirata de Espronceda: “la luna en el mar riela (brilla con luz temblorosa)”, de El viaje del Parnaso de Cervantes: “pedicoj (saltar a pata coja)”, doblemente rara, no abundan en español las palabras terminadas en jota ─hablando de diccionarios y de términos polisémicos (vocablos con más de un sentido), en orden de poner en orden alfabético nombres de famosos, en un diccionario de arte y literatura, el primero que figuraría sería el arquitecto Alvar Aalto y el último, el escritor Stefan Zweig.

Recuerdo una canción que a muchos nos suena como suma de jitanjáforas y hápax entrelazados, el Pala pala, música norteña recopilada por Andrés Chazarreta, que es una suma de términos quechua y uno lunfardo, nuestra ignorancia hace el resto. La letra habla de una fiesta de animales autóctonos, una delicia para recordar, leer y escuchar:

 

Pala pala pulpero (cuervo pulpero)

Pala pala pulpero

Pala pala pulpero

Chuña soltero (gallareta soltero)

Chuña soltero

Ampatu cajonero (sapo que toca la caja)

Ampatu cajonero

Ampatu cajonero

Utu guitarrero (lagarto)

Utu guitarrero

Icacu tacanero (chingolo zapateador)

Icacu tacanero

Hualu flautero (tortuga)

Hualu flautero

Caray puca (iguana)

Tucumano

Caray puca

Tucumano

Huiñi salteño (tordo)

Huiñi salteño

 

 

 





Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional.

 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Contrapunto de estéticas
De metáforas y enigmas
Palabras Hápax y jitanjáforas
J.M.W. Turner
Dos efemérides de junio
  Comentarios: 0      
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  Contrapunto de estéticas
DaniloAlberoVergara
 
  Estado mental: fregado, perdí a mi fotocopia anillado de Diario del Desasosi(ego) por intentar herir a un amigo
JulioBarco
 
  De metáforas y enigmas
DaniloAlberoVergara
 
  Palabras Hápax y jitanjáforas
DaniloAlberoVergara
 
  J.M.W. Turner
DaniloAlberoVergara
 
  Dos efemérides de junio
DaniloAlberoVergara
 
  Literatura en tiempo de Covid-19
DaniloAlberoVergara
 
  Budapest, una rapsodia
DaniloAlberoVergara
 
  Jamás llegarán a viejos
DaniloAlberoVergara
 
  Una reflexión sobre identidad
MetaLiteratura
 
  Hipérbole e hipérbaton
DaniloAlberoVergara
 
  Fabula del burro y el oso
DaniloAlberoVergara
 
  La contadora
DaniloAlberoVergara
 
  Con los ojos de Julian Barnes
DaniloAlberoVergara
 
  El profesor Lombardo
DaniloAlberoVergara
 
  Aquí te pillo, aquí te escribo
DaniloAlberoVergara
 
  Proxémica
DaniloAlberoVergara
 
  Buenos Aires, Estambul Madrid
DaniloAlberoVergara
 
  Citas y sus derivas, 2
DaniloAlberoVergara
 
  De metáforas y enigmas
DaniloAlberoVergara
 
  La ananké de Notre Dame
DaniloAlberoVergara
 
  Cita a ciegas en un bar
AnaAbregu
 
  Biotas verbales y el pájaro dodo
DaniloAlberoVergara
 
  Microficción
AnaAbregu
 
  Un año de lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Sobre corrección literaria
AnaAbregu
 
  Uso de los tiempos verbales 5
DaniloAlberoVergara
 
  Libro electrónico, libro en papel, qué se pierde
AnaAbregu
 
  De qué está hecha mi cárcel
AnaAbregu
 
  De El Golem a Blade Runner 2
DaniloAlberoVergara
 
 
 
 
TAGS
literatura literatura latinoamericana literatura sudamericana literatura sudamericana Danilo Albero Vergara escritores argentinos literatura literatura argentina
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados