sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Con la edad he aprendido a escuchar en vez de acusar.P. Bronson   por   Rafa*
 
 
MiguelOrtemberg 6/4/2018 | 12:02:45 a.m.  
 
LA ÚLTIMA CENA
Miguel Ortemberg escritor argentino
Tags:
  literatura   literatura latinoamericana   relatos   poemas   poesía   Miguel Ortemberg   escritores argentinos   novelas de escritores argentinos
 

Cuando dejó de hablar por teléfono, Eva, en vez de sentarse sola, se acomodó en mi silla, «media res cada uno», se cruzó de piernas y yo le entretejí una mano entre los muslos; mi hermano y Martita saludaron y se fueron; nos quedamos charlando cosas cotidianas. Hablábamos como si fuese una reunión más, como si no pasase nada extraordinario. Sin embargo, mientras lo hacíamos sentíamos cosas; había dos aguas: una dulce, la otra salada; existían dos planos: uno con luz, otro con sombra; se manifestaban dos realidades sensibles: una fenoménica, otra interior; pero de esa aparente dualidad surgía una sola verdad, un único espacio existencial, el de nuestra voluntad de acompañarnos y ayudarnos a hacer vivible esa circunstancia.

La luz de la cocina arrancaba al setenta por ciento de su altura. Un viejo farol de plaza pública dejaba descender la luminosidad líquidamente, reflejándose en nuestros rostros y manos; generando sombras sobre el mantel, detrás de los vasos, del mate, de la pava...

Había luz y sombra; farol hacia arriba, noche; farol hacia abajo, día, y en los alrededores atardeceres, anocheceres...

El mate se fue enfriando, la yerba se lavó, las palabras se gastaron y presentimos el final...

Se despidieron de a uno prometiendo reuniones, invitaciones, regalos, deseando realidades azarosas y poco probables. Fantasías que nos ayudan a vivir. Pero, atrás, todos sabíamos lo que estaba sucediendo.

Cerramos la puerta y nos quedamos en el pasillo. Su cuerpo apoyado en mi cadera y el mentón sobre mi hombro respirándome en la oreja izquierda, los brazos rodeándome cálidamente la cintura. Teníamos temperatura suficiente. Nos miramos a los ojos cuando giré la cabeza y respiramos el mismo aire. Nos clavamos en el centro de gravedad espiritual del otro y la tomé en mis brazos levantándola del piso; ella se abrazó a mi cuello, y volvimos caminando por una vereda interior que olía a madreselvas, por la plaza desierta del otoño.

Tres metros cincuenta, el largo del pasillo, un monte trepado con garra hasta la cima, hasta el refugio, y llegamos a la cocina. Eva me preguntó si quería comer algo, le contesté que sí. Como no teníamos mucho hambre cenamos un té y el pedazo de bizcochuelo que había sobrado.

Ella fue al baño y yo retiré rápidamente la mesa, lavé lo poco que se había ensuciado y puse un mantel rosa con pintitas blancas y motivos florales que usábamos para las fiestas, cargué la pava y la acerqué al fuego; fui hasta la pieza y me cambié la ropa, tenía ganas de estar bien vestido. Elegí un pantalón de corderoy marrón, una camisa a cuadros sobre la camiseta de frisa y me cambié los zapatos.

Cuando volví a la cocina la pava silbaba largando abundante vapor. Sequé dos cucharitas que estaban en el escurridor, las tazas, los platitos; corté rodajas de limón; apoyé dos servilletas del juego a la derecha de las tazas; corté varias porciones de torta y las acomodé prolijas, superpuestas como naipes sobre un gran plato playo con dibujos de colores. Busqué el té en saquitos en la alacena, azúcar en terrones, una jarra con agua fresca y vasos. Después de acomodar todo, apagué la luz principal; la mesa quedó iluminada por el farol colgante. El resto de la cocina, en penumbras. Llené una vieja tetera de porcelana con agua hirviendo, puse dos saquitos adentro, la apoyé en la mesa y me senté.

Eva no tardó mucho más. Se había retocado las mejillas con rubor y las pestañas con rimmel; también su pelo estaba distinto. Suelto, brillante, renegrido. Quedamos sentados en la mesa circular uno enfrente del otro.

Preparé la cena: primero puse azúcar, dos terrones en cada taza, luego volqué el té que se fue enturbiando al derretir el azúcar y le alcancé una taza. Ella la recibió con una mano y con las uñas de la otra rozó la mía.

Bebimos y comimos torta. Nos mirábamos, nos sentíamos, el espacio estaba todavía cargado con el eco de las voces de los amigos. La sensación de bienestar permanecía, levantábamos las tazas, arrancábamos con los labios enrojecidos sorbos pequeños del té que hervía, atravesando con la mirada el vapor ondulante. Masticábamos la textura esponjosa, dulce de vainilla y ácida de limón del bizcochuelo, tragábamos empujando con la lengua hasta la garganta y nos mirábamos el uno al otro el cuello viéndolo bajar.

Parecíamos un avión tratando de frenar con paracaídas, sabíamos que se nos terminaba la pista y disfrutábamos. El farol aumentó su luminosidad por voluntad propia y una catarata de luz nos empezó a mojar la ropa desde arriba; y una especie de calentura, de ganas de fundirnos como metales derretidos en una misma tolva nos invadió el cuerpo y fue ascendiendo desde los pies hacia los genitales. Sabíamos que estábamos y no estábamos, que disfrutábamos y sufríamos. La melancolía tironeaba, el dolor convocaba, la ansiedad quería insinuarse; pero el placer de sentirnos triunfaba, el estar juntos se imponía. El amor nos envolvía impregnando todos los objetos.

Irradiábamos por los poros de la piel y de la ropa, por los ojos y las manos, por los gestos y los brillos, nuestro deseo de vivir despacito aquella escena que los dos habíamos preparado: vestuario, luz, maquillaje, guión, escenografía.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional.

Miguel Ortemberg Miguel Ortemberg

Crea tu insignia
 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Entre nosotros
Jonte y Lope de Vega
EL OCHO DE COPAS
Nadie
La guerra declara Clara
  Comentarios: 0      
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  Entre nosotros
MiguelOrtemberg
 
  El síndrome de Munchhäussen
DaniloAlberoVergara
 
  Borges y Joyce en la biblioteca de un autodidacta
MetaLiteratura
 
  Jonte y Lope de Vega
MiguelOrtemberg
 
  EL OCHO DE COPAS
MiguelOrtemberg
 
  No te muevas, eres feliz
MariaClaudiaOtsubo
 
  Literatura urbana en evolución
AnaAbregu
 
  Congéneres y resacas literarias
DaniloAlberoVergara
 
  Nadie
MiguelOrtemberg
 
  La literatura infinita
MariaClaudiaOtsubo
 
  La literatura viaja
AnaAbregu
 
  Nueva York roba la idea de arte moderno. ¿Etapa superior del Destino Manifiesto? PARTE II
DaniloAlberoVergara
 
  MURMULLO DE SÁBANAS
MariaClaudiaOtsubo
 
  La guerra declara Clara
MiguelOrtemberg
 
  Literatura latinoamericana y sociedad
AnaAbregu
 
  La difunta Correa
DaniloAlberoVergara
 
  Marcos Aguinis entre el psicoanálisis y la cibernética
MetaLiteratura
 
  Una nota sostenida
MariaClaudiaOtsubo
 
  EL FLACO ABEL
MiguelOrtemberg
 
  Nueva York roba la idea de arte moderno. ¿Etapa superior del Destino Manifiesto?
DaniloAlberoVergara
 
  A fuego lento
MiguelOrtemberg
 
  Crónica de la revolución
MetaLiteratura
 
  Noxa. Palabras 3
DaniloAlberoVergara
 
  Entrevista a Cynthia Rimsky en la Feria del Libro 2018
MariaClaudiaOtsubo
 
  Entrevista a la artista plástica Silvia Albuixech
ArtistaPlastica
 
  Consejos de escritores 2
DaniloAlberoVergara
 
  Haz
MiguelOrtemberg
 
  Tu vida vino a
MetaLiteratura
 
  Un inodoro de oro
DaniloAlberoVergara
 
  Lenguajes en Cervantes y Shakespeare
AnaAbregu
 
 
 
 
TAGS
literatura literatura latinoamericana relatos poemas poesía Miguel Ortemberg escritores argentinos novelas de escritores argentinos
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados