sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Dejar de amar a una mujer es tanto como odiarla violentamente. Teófilo Gautier   por   Alguna
 
 
Adelaida 1/24/2010 | 10:28:27 AM  
 
La paciencia fugáz
Una de las características de la paciencia es la impaciencia por adquirirla.
Tags:
  cuento   letras   narración   relato        
 

El otro día leí a la tal Ana Abregú, este asunto de oximorones (1), y si no entendí mal, hoy me levanté oximorónica, empezando desde el título.

Debido a tan esclarecedor artículo y la edad combinados, se me hizo un revuelto gramajo en las ideas, y empecé a pensar que en que el oximorón no sólo se queda en las palabras, sino en los hechos, algo así como hechos acompañados de otros hechos, pero opuestos.
Habría que prestar atención a los hechos y ver aquellos que se destacan del revoltijo de la apariencia, escenarios como los políticos en donde los resultados son opuestos a los anunciados, por ejemplo.
Este asunto surgió porque en especial, la palabra “paciencia”, siempre me ha parecido sospechosa, todos la piden, la quieren, la enuncian, pero en cuando aparece pronunciada es justo porque no hay lo que ella significa.
“Mamá, cuándo te vas a mudar más cerca de nosotros”, suele decir mi hija, “paciencia”, le contesto.
“Adelaida, ya ha estado ocupando demasiado la computadora, ¿no debería descansar?”, dice mi yerno, “paciencia”, le digo.
“Abu, cuándo vamos a ir a Disney”, dice el niño, “paciencia”, digo yo.
Y así, voy construyendo el mito de la paciencia, y los mitos, son una forma de coerción, decir paciencia significa siempre otra cosa, ajena a la verdad, aunque de todos modos se le confiere valor como si tuviera algún sentido.
Se suele esperar que los viejos no tengan paciencia, pero no es así, los viejos somos los que más paciencia tenemos, pero cuando son los otros los que lo dicen, en realidad, son ellos los que se impacientaron con nosotros y entonces nos devuelven la palabra, ahora en un sentido “oximoronado”.
“Adelaida, qué hace tanto tiempo en la computadora, por qué no tiene paciencia de seguir más tarde”, dice mi yerno.
Lo que hago queridos, es muy simple, si ellos tuvieran paciencia de prestar atención al producto en vez de al envase.
Resulta que a raíz de haber leído no sé en dónde ese asunto de los heterónimos (2), me di cuenta de algo primordial: en la Internet no hay edad, ni paciencia, pero sí hay mitos y no sólo sobre los heterónimos (2), sino sobre la sinécdoque (3), todas palabras que parecen salidas de la imaginación del niño que siempre anda inventando palabras con las que nombra a los muñecos.
Y cuando digo mitos, me refiero a citas, personas imaginarias, personajes de novelas o cuentos o relatos, biografías inexistentes que se van colando en nuestro lenguaje y cuyo origen es improbable o inexistente, discursos que por filosóficos o racionales pasan a ser parte de la realidad, sin que haya ninguna cuestión sobre la verdad fuera de la virtualidad.
Si en el mundo real soy Adelaida, en el virtual podría no serlo.
Lo espiritual le otorga al mito una especie de preeminencia sobre la verdad. Por ejemplo, si una cuenta que hizo algo que no hizo, pero lo cuenta como buena acción, sencillamente no se cuestionará su realidad, sino la peculiaridad de lo contado.
Así que me dije: Adelaida, este es un buen lugar para hacerse el lifting, sin gastar un solo peso en el jugo ese de la hormona del crecimiento, ni en caras operaciones de remodelación, ni en cremas o potiches de resultados improbables.
Y así, de una manera simple, llegué a la conclusión que hasta puedo cambiar de sexo, de edad, de ciudad, de ideas, de quejas, pasando de la imaginación a la construcción hasta con derecho a la trascendencia, y atravesar la selva racionalista de la culpa.
 
Adelaida Sharp.
 
  
Fuentes:
(1)                             http://www.igooh.com/notas/oximoron-con-crema-chantilli/
(2)                           http://www.igooh.com/notas/los-heteronimos-como-medida-del-exceso/
(3)                           http://www.igooh.com/notas/la-sinecdoque-es-el-futuro-del-hombre/
 

 

 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Los códices están de moda
Si serás burro
El cuento del gallo Pelao
Información del futuro
Trasplante de nombre
  Comentarios: 2      
1- Claudio 1/24/2010 8:25:11 PM
Yo aquí, apuntado con usted Adelaida.
 
2- AnaAbregu 1/24/2010 9:13:54 PM
Yo también, sobre todo ahora que me ha citado...:)
 
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  Contrapunto de estéticas
DaniloAlberoVergara
 
  Aquí te pillo, aquí te escribo
DaniloAlberoVergara
 
  Proxémica
DaniloAlberoVergara
 
  Buenos Aires, Estambul Madrid
DaniloAlberoVergara
 
  Citas y sus derivas, 2
DaniloAlberoVergara
 
  De metáforas y enigmas
DaniloAlberoVergara
 
  La ananké de Notre Dame
DaniloAlberoVergara
 
  Cita a ciegas en un bar
AnaAbregu
 
  Biotas verbales y el pájaro dodo
DaniloAlberoVergara
 
  Microficción
AnaAbregu
 
  Un año de lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Sobre corrección literaria
AnaAbregu
 
  Uso de los tiempos verbales 5
DaniloAlberoVergara
 
  De qué está hecha mi cárcel
AnaAbregu
 
  Libro electrónico, libro en papel, qué se pierde
AnaAbregu
 
  De El Golem a Blade Runner 2
DaniloAlberoVergara
 
  Cierre de las Jornadas Julio Cortázar
MetaLiteratura
 
  Homo legens
DaniloAlberoVergara
 
  La industria editorial y la necesidad de contenidos
MetaLiteratura
 
  Don Casmurro 9
DaniloAlberoVergara
 
  Monreale
DaniloAlberoVergara
 
  Para que sea otra voz
MetaLiteratura
 
  in our time de Ernest Hemingway 9
DaniloAlberoVergara
 
  Sobre la desilusión
MetaLiteratura
 
  Monreale
DaniloAlberoVergara
 
  Fútbol y literatura
AnaAbregu
 
  Singladuras etílicas
DaniloAlberoVergara
 
  Maleable como plomo
MetaLiteratura
 
  Novela negra en acción
AnaAbregu
 
  Uso de los tiempos verbales 4
DaniloAlberoVergara
 
 
 
 
TAGS
cuento letras narración relato
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados