sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Textos huérfano de realidad busca adoptar una ilusión que le haga juego   por   marisita
 
 
Arcadia 6/20/2012 | 12:34:13 p.m.  
 
Anteojos gran angular
Relato, cuento, literatura, literatura latinoamericana, Ana Abregú, escritora argentina.
Tags:
  relato   cuento   literatura   literatura latinoamericana   Ana Abregú   metaliteratura   escritora Argentina   escritoras latinoamericanas
 
Hace bastantes años, cuando creía en participar en concursos, gané un premio literario, género cuento,  que implicó trasladarme hacia la ciudad de Lobos.
La convocatoria y premio, consistía en una entrevista en la radio, en un programa cultural que difundía, entre otras artes, literatura.
No recuerdo el nombre del presentador.
Para los que no saben cómo son las cabinas de radio, tengo que describirlas: todo está acolchado, el piso, las patas de las sillas, los pié de micrófonos, las sillas, una se siente ahí adentro como en esos recintos para locos, todo acolchado para poder golpearse a gusto sin consecuencias.
Me habían  advertido prestar atención a la luz que indica AIRE, y mirar hacia la gran ventana, donde se podía ver a la gente del audio del otro lado, que me daría indicaciones de cuándo debía hablar, cosa extraña ya que una supone que es el locutor con quien tendrás el diálogo el que te habilitará esa acción.
La situación se puso extraña cuando advertí que el locutor era ciego. Lamento no haber registrado su nombre. Pero en ese momento, cuando lo miré, me parecieron extraños los anteojos enormes, oscuros.
En lo de enormes, compartíamos, pues los míos propios eran también enormes y como es mi manía, que para que mi cara se viera más que el vidrio, los marcos eran casi invisibles de insignificantes.
En aquella época, el peso de los vidrios era importante, de manera que una intentaba forzar al óptico a usar un marco lo más fino y liviano posible.
Mis anteojos, con vidrios prácticamente gran angular, eran demasiado pesados para los marcos.
En aquella ocasión, mientras el locutor hablaba de mi “obra”, la entrecomillo porque no tengo gran obra en cuentos y menos en aquel entonces, ya que me considero una escritora de novelas, comenzó su frase prácticamente para habilitarme a leer el texto con que había ganado el premio.
Ese fue precisamente el momento en que mis anteojos eligieron para colapsar. Uno de los espejuelos rodó por mi pecho, hacia mi falda y raudo hacia el piso.
Fue uno de esos momentos chaplinescos en los que yo me zambullí hacia el piso, tras el vidrio rebelde, mientras el locutor me habilitaba una y otra vez diciendo: ahora escucharemos a la autora.
El locutor, ciego, no comprendía por qué no había sonidos desde el otro micrófono, no se escuchaba ningún ruido, todo estaba insonorizado, de manera que no había podido guiarme por el ruido del vidrio en el piso sobre dónde había ido a parar.
Para cuando se escuchó algo así como la cuarta vez la convocatoria a leer, ya con evidente nerviosismo del locutor, habiendo encontrado el vidrio y sosteniéndolo con el dedo frente a mi cara, alcancé a leer, mal, agitada, tropezando con palabras y comiéndome líneas que seguramente hicieron ininteligible el texto.
Luego de aquella situación no pude remontar, me despidieron amablemente por aire, sacándome de la cabina lo más rápido que pudieron.
Mi madre, que estaba en la cabina de sonidos, mirando por la ventana,  comentó que desde la ventana sólo se veía mi traste, que los empleados no entendían qué pasaba porque nadie advirtió lo de los anteojos que se habían desarmado, y que como ella estaba presente, nadie le avisaba al locutor que solo se veía el traste de la “loca” subiendo y bajando, sin que nadie entendiera qué había pasado.
Para cuando me sacaron de la cabina, nadie me dio espacio para explicarlo, sencillamente me despidieron sin más.
Comencé mal mi aventura literaria.
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
 

Ana Abregú.

www.metaliteratura.com.ar

 

 

 

 

 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Adelaida Sharp en tu tiempo
Coprompas
El narrador en búsqueda del autor
Doble de sueño
Armar la cosa
  Comentarios: 0      
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  Contrapunto de estéticas
DaniloAlberoVergara
 
  Estado mental: fregado, perdí a mi fotocopia anillado de Diario del Desasosi(ego) por intentar herir a un amigo
JulioBarco
 
  De metáforas y enigmas
DaniloAlberoVergara
 
  Palabras Hápax y jitanjáforas
DaniloAlberoVergara
 
  J.M.W. Turner
DaniloAlberoVergara
 
  Dos efemérides de junio
DaniloAlberoVergara
 
  Literatura en tiempo de Covid-19
DaniloAlberoVergara
 
  Budapest, una rapsodia
DaniloAlberoVergara
 
  Jamás llegarán a viejos
DaniloAlberoVergara
 
  Una reflexión sobre identidad
MetaLiteratura
 
  Hipérbole e hipérbaton
DaniloAlberoVergara
 
  Fabula del burro y el oso
DaniloAlberoVergara
 
  La contadora
DaniloAlberoVergara
 
  Con los ojos de Julian Barnes
DaniloAlberoVergara
 
  El profesor Lombardo
DaniloAlberoVergara
 
  Aquí te pillo, aquí te escribo
DaniloAlberoVergara
 
  Proxémica
DaniloAlberoVergara
 
  Buenos Aires, Estambul Madrid
DaniloAlberoVergara
 
  Citas y sus derivas, 2
DaniloAlberoVergara
 
  De metáforas y enigmas
DaniloAlberoVergara
 
  La ananké de Notre Dame
DaniloAlberoVergara
 
  Cita a ciegas en un bar
AnaAbregu
 
  Biotas verbales y el pájaro dodo
DaniloAlberoVergara
 
  Microficción
AnaAbregu
 
  Un año de lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Sobre corrección literaria
AnaAbregu
 
  Uso de los tiempos verbales 5
DaniloAlberoVergara
 
  Libro electrónico, libro en papel, qué se pierde
AnaAbregu
 
  De qué está hecha mi cárcel
AnaAbregu
 
  De El Golem a Blade Runner 2
DaniloAlberoVergara
 
 
 
 
TAGS
relato cuento literatura literatura latinoamericana Ana Abregú metaliteratura escritora Argentina escritoras latinoamericanas
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados