sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma. George Bernard Shaw   por   puntoedu
 
 
Demonio 1/29/2012 | 12:10:16 p.m.  
 
Apnea casi muerte
Relato, cuento, literatura
Tags:
  literatura   cuento   relato          
 

 

 
Eso decía ella, a la madrugada.
Aunque yo no podía saber cómo lo sabía, ya que no podría verse a sí misma la cara contraerse, abrir la boca y suspirar recuperando en el acto el oxígeno que parecía faltarle, emitiendo una especie de estertor que me despertaba.
A veces, en mis propios sueños, aparecía ese graznido, convertido en algo retorcido, mayormente cruel que poblaba de pesadilla mis sueños hasta que me despertaba y me convertía en espectador irritado, de la apnea, casi muerte.
Nada convence a la razón de que es un acto inconsciente, algo en un instinto vertical escala hasta tus intenciones y se genera un sentimiento peligroso, suelto y alocado que lo único que te hace pensar es en eliminar el problema.
Los que duermen con personas que roncan lo saben. Es un momento que te genera un irrespeto profundo por la humanidad y la vida, sencillamente es un momento que te define como futuro asesino o no.
Yo no llegué a tales extremos, pero un día, se me ocurrió que debía haber algún modo de cerrar esa caverna, esa boca que era como un agujero negro, se tragaba menos dosis de aire que de mi tranquilidad.
Fue así que comenzaron los experimentos. Un día usé una hormiga. Me resultó más difícil encontrar una hormiga que lograr que una vez que encontré el método y la hormiga, verla deslizarse por la caverna y desaparecer ignota entre graznidos indiferentes.
No pasó nada, la hormiga fue un soldado poco eficaz.
Luego, lo intenté con una mariposa, sólo para fracasar estrepitosamente, porque aunque me tomé el trabajo de buscar una pequeña que no existía en la casa, me llevó toda la tarde ir al Botánico y atraparla. Pero me faltó conocimiento naturalistas. Aunque puedas atrapar una mariposa no la puedes obligar a meterse en una fosa oscura.
No vayan a creer que no pensé en arrojar un fósforo a ver si la mariposa se avivaba de seguir el brillo, pero me pareció que la despertaría antes que la mariposa pudiera seguir ese brillo, o, que en su defecto, la humedad de la caverna apagara la llama y de todos modos fracasara en el intento.
Luego pensé en una polilla, es un bicho, creía, más previsible, más fácil de conseguir, y supuse, más domesticable.
Fue difícil, tuve que realizar una investigación más amplia, y al final, encontré polillas en una caja vieja de esas que se guardan en el fondo de los roperos, y aunque me desagradó tener que desenterrar esa caja, a la vez me proveyó del método para que hiciera lo que esperaba de ella.
No tenía más que tomar un elemento de la caja, del nido de la polilla, algo que se parecía a un viejo pullover, carcomido y con extraño olor, y usarlo como carnada, arrojándolo en la fosa, para darle a la polilla una buena razón para meterse adentro.
Nada ocurrió como lo planee, la polilla no parecía advertir que iba arrojando bolitas de lana en la fosa, y ella, tosía primero un poco, provocando una irregularidad en la apertura de la fosa.
Me aburrió el método y la polilla no se daba por aludida, se quedaba caminando alrededor de la fosa, y cuando mi mano se alejaba un poco, insistía con escapar, lejos de mí y lejos de los deliciosos bocadillos que se iban por la boca.
Una araña fue la próxima candidata, era fácil de encontrar, había varios tamaños para elegir, y por el contrario de las hormigas, mariposas y polillas era afecta a la oscuridad, de manera que no había que tenderle celadas para convencerla de entrar en la fosa.
Con las arañas fue un éxito, se metían en la fosa hasta con deleite, y aunque provocaban una discontinua línea de toses y chasquidos con la lengua, las arañas eran espectaculares, podías ver las patas tanteando el espacio, casi flotar sobre el aire que emitía el graznido, pero aferrarse al borde, sin amilanarse, tanteando, indecisa, hasta que yo la convencía con un empujoncito, un soplido y adentro.
Todo tan iba bien, que dejó de molestarme la Apnea, casi muerte, y lograba dormirme de buen humor, contento, como quien sabe que ha tenido éxito en algo tan improbable.
Pero el humor de ella comenzó a cambiar, a mostrarse hosca, a mirarme fijo, como si supiera o como si sospechara, así estuvo por varios días, semanas diría, lo que en el medio me hizo suspender la actividad nocturna de las arañas, supuse que quizás me había descubierto buscándolas.
Un día, en el desayuno, me tomó de las manos, me miró más fijo aún y me dijo muy seria: Basta, no aguanto más, me cuesta mucho dormir con tus ronquidos, no hay caso, no lo soporto más, te quiero, pero entre tus ronquidos y mi apnea, me despierto muy mal, así que desde hoy dormís en la sala y pensemos cómo vamos a hacer, pero necesito que durmamos en habitaciones separadas.
 
 
 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
El suceso
Mi fama
Apnea casi muerte
Comer, beber y…
Resuelve ecuaciones con los pies
  Comentarios: 3      
1- Patan 1/29/2012 07:50:38 p.m.
jajajaja!...estas loco!...excelente!
 
2- Dragon 1/29/2012 10:45:56 p.m.

No sé si reir o espantarme, Demonio siempre logra sorprenderme.

 
3- Eli 1/30/2012 01:19:06 p.m.

Vida complicada la suya...

 
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  La irrealidad condición del arte
DaniloAlberoVergara
 
  De seres imaginarios, y no tanto
DaniloAlberoVergara
 
  De insectos y lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Pecios
DaniloAlberoVergara
 
  El baño de Tomoko
DaniloAlberoVergara
 
  El sabor de los coiles
DaniloAlberoVergara
 
  Singladuras literarias
DaniloAlberoVergara
 
  Sirenas en la niebla
DaniloAlberoVergara
 
  Cooptar, adaptar, adoptar
DaniloAlberoVergara
 
  Hopper y nuestras cuarentenas
DaniloAlberoVergara
 
  Calderón, Hemingway y Miranda
DaniloAlberoVergara
 
  Arquímedes y calados narrativos
DaniloAlberoVergara
 
  Jefferson Kyle Kidd, contador
DaniloAlberoVergara
 
  Ex nihilo
DaniloAlberoVergara
 
  Teijoskopias y teijomakias
DaniloAlberoVergara
 
  Triunfo y fracaso, dos impostores
DaniloAlberoVergara
 
  Quevedo, polisemias y hominimias
DaniloAlberoVergara
 
  Aná, katá y cronónimos
DaniloAlberoVergara
 
  Comorbilidad ¿tiene antónimo?
DaniloAlberoVergara
 
  De proverbios y citas
DaniloAlberoVergara
 
  Un templo donde vivos pilares
DaniloAlberoVergara
 
  La que disuelve ejércitos
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 3
DaniloAlberoVergara
 
  Medea
DaniloAlberoVergara
 
  Coronavirus y pestes en literatura
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 1
DaniloAlberoVergara
 
  Les Luthiers, Hemingway y Piglia
DaniloAlberoVergara
 
  Cry Macho
DaniloAlberoVergara
 
  Un cuento de navidad
DaniloAlberoVergara
 
  Liquidez y residenciales en inmobiliarias
Propiedades
 
 
 
 
TAGS
literatura cuento relato
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados