sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 Si la única verdad es la realidad ¿por qué no inventamos una realidad mejor?   por   marisita
 
 
Adelaida 7/15/2011 | 7:53:02 PM  
 
El cuento del gallo Pelao
Cuento, relato, literatura
Tags:
  cuento   relato   literatura          
 

No se debe explicar un cuento, niño, hay que leerlo, lo que se puede hacer es buscar las palabras en el diccionario, que es el libro que explica las palabras, le digo.

 
Pero tengo pereza, Abu.
Mira niño, ponemos aquí pereza, y sale esto: Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados; o esto otro: Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos.
No Abu, no quiero saber qué es pereza, te digo que no tengo entusiasmo para entender el cuento, me dice el niño.
Mirá niño, entusiasmo: Exaltación y fogosidad del ánimo, excitado por algo que lo admire o cautive; esta es rara, le digo: furor o arrobamiento de las sibilas al dar sus oráculos.
Abu, te digo que no tengo ganas que me leas nada, quiero que sólo me expliques.
Como dije antes, si juegan al cuento del gallo Pelao con un niño, en algún momento lograrán que los odie.
El tema es que nos pusimos a leer cuentos porque no logra recordar la palabra procrastinar, de manera que la amapola tímida, no pudo ser bautizada aún.
En la bitácora que escribimos con el niño, yo como notaria, el niño con dibujos, escribimos la palabra, documentamos que rechazamos la palabra por impronunciable, de manera que estamos a la búsqueda de mejor nombre.
Mi siguiente propuesta fue leer cuentos a ver si podemos encontrar un nombre adecuado.
El niño descubrió que no es lo mismo leer un cuento con la expectativa de saber qué pasará en cuento, a leer el mismo cuento con la expectativa de buscar un nombre adecuado para la amapola.
Creo que lo descubrimos los dos, porque no pudimos dejar de reconstruir la historia de la amapola, con la historia que leíamos, a veces encajaba, otras no, y nos hacía retroceder y volver sobre la lectura o los hechos una y otra vez, sin poder reconstruir la explicación.
El niño se impacientó e insistía en encontrar un método para eliminar el factor “encontrar el nombre para la amapola”, de la historia del libro.
Cuando no lo logramos, comenzó a pedirme explicaciones, y yo a evitarlas.
A veces es momento de escuchar música en vez de leer, o jugar al futbol, pero no soy buena proponiendo ese tipo de actividades.
El asunto de fondo, es que el niño ha comprendido de repente que el nombre es algo más significativo de lo que parece, el nombre de las personas, la amapola y de las cosas, no sé qué tanto significado pueda él asumir en ese concepto, pero al menos le produce sueño, los niños evaden lo que los abruma con un sueño abrupto, inminente y salvador.
Cuando mi hija me pregunta por qué está dormido el niño, yo le digo que está haciendo acopio de fuerza pues es momento de comenzar a pensar en el nombre de las cosas, que tienen un por qué, con una historia y una razón.
Cuando el mundo comienza a explicarse con las palabras, los niños empiezan a dormir mucho, muchos adultos también, creo,
Esto no lo leí, es teoría de la abuela Adelaida.
Pero mi hija piensa que son historias mías, y tiene su propia explicación: afuera llueve.
La teoría de mi hija es: el niño duerme porque afuera llueve.
Yo no encuentro mayor validez científica a esa teoría que la a mía.
Las teorías, después de todos son adaptativa, tal como lo es la inteligencia, que se adapta y fluye.
Este asunto del clima como influencia sobre la conducta del niño, me gusta más que pensar que la estaré provocando yo; del clima, creo, no tengo la culpa, o ¿si?
Cuando en la tierra no había autos, ni aire acondicionado, ni asesinato de árboles, ni heladeras que contribuyen con sus miasmas a la basura invisible de la atmósfera que nos envuelve y que terminará dándonos serios disgustos, hubo toda una era del hielo que dejó al planeta con un montón de especies nuevas y otro tanto de especies perimidas, y nada de eso parece tan importante como el día que se aprende que la palabra que nombra las cosas, es lo que realmente permite que se sepa que hasta hubo una historia antes de la palabra.
Paradojas de la literatura.
 
Adelaida Sharp.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
Los códices están de moda
Si serás burro
El cuento del gallo Pelao
Información del futuro
Trasplante de nombre
  Comentarios: 2      
1- kika 7/18/2011 8:26:15 AM
Hoy, lunes con lluvia, es grato volver a encontrarte. Descubrir un texto con tu nombre es una provocación. Espero el momento preciso para abrirlo como una golosina. Un abrazo virtual. Tal vez, algún día, el azar nos convoque y la mirada, el abrazo, serán "in praesentia".
 
2- Adelaida 7/21/2011 6:33:37 PM

Lo que tu publicas es sin duda literatura, mientras que yo, creo, estoy escribiendo una especie de biografía para cuando el niño crezca.

Gracias por tu comentario.

 

 
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  La irrealidad condición del arte
DaniloAlberoVergara
 
  De seres imaginarios, y no tanto
DaniloAlberoVergara
 
  De insectos y lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Pecios
DaniloAlberoVergara
 
  El baño de Tomoko
DaniloAlberoVergara
 
  El sabor de los coiles
DaniloAlberoVergara
 
  Singladuras literarias
DaniloAlberoVergara
 
  Sirenas en la niebla
DaniloAlberoVergara
 
  Cooptar, adaptar, adoptar
DaniloAlberoVergara
 
  Hopper y nuestras cuarentenas
DaniloAlberoVergara
 
  Calderón, Hemingway y Miranda
DaniloAlberoVergara
 
  Arquímedes y calados narrativos
DaniloAlberoVergara
 
  Jefferson Kyle Kidd, contador
DaniloAlberoVergara
 
  Ex nihilo
DaniloAlberoVergara
 
  Teijoskopias y teijomakias
DaniloAlberoVergara
 
  Triunfo y fracaso, dos impostores
DaniloAlberoVergara
 
  Quevedo, polisemias y hominimias
DaniloAlberoVergara
 
  Aná, katá y cronónimos
DaniloAlberoVergara
 
  Comorbilidad ¿tiene antónimo?
DaniloAlberoVergara
 
  De proverbios y citas
DaniloAlberoVergara
 
  Un templo donde vivos pilares
DaniloAlberoVergara
 
  La que disuelve ejércitos
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 3
DaniloAlberoVergara
 
  Medea
DaniloAlberoVergara
 
  Coronavirus y pestes en literatura
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 1
DaniloAlberoVergara
 
  Les Luthiers, Hemingway y Piglia
DaniloAlberoVergara
 
  Cry Macho
DaniloAlberoVergara
 
  Un cuento de navidad
DaniloAlberoVergara
 
  Liquidez y residenciales en inmobiliarias
Propiedades
 
 
 
 
TAGS
cuento relato literatura
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados